Visite el Nuevo LiveArgentina
Página Principal

LAS MISIONES JESUÍTICAS EN MISIONES

Nuestra Señora de Loreto | San Ignacio Miní |
Santa Ana
|
Santa maría la Mayor | Mapa

 

Reseña
Las jesuitas llegaron a América en el siglo XVI y emprendieron su gesta evangelizadora. Fundaron pueblos cuya organización asombra aún hoy al mundo entero. Las Reducciones Jesuíticas iniciaron a los guaraníes en las prácticas cristianas en un vasto territorio que comprendía el sur de Brasil, Paraguay, Uruguay y el Litoral Argentino. Mediante la utilización del trabajo indígena debidamente planificado fue posible la construcción de una base económica estable que originó numerosos conflictos por la posesión de la mano de obra. Esta experiencia culminó en 1768 con la expulsión de los jesuitas del país y los treinta pueblos quedaron diseminados al crearse los estados nacionales. La mayoría de ellos se destruyeron, pero en nuestro país, todavía puede apreciarse su grandeza en las ruinas de las Reduccciones de San Ignacio, Loreto, Santa María y Santa Ana, en la provincia de Misiones y en Yapeyú, Santo Tomé y San Carlos en la provincia de Corrientes. Fueron declaradas Patrimonio Histórico Mundial por la UNESCO. En todos los casos, hay museos en los que se conservan numerosos testimonios que se han recolectado en las excavaciones.

 


Nuestra Señora de Loreto

Se encuentra ubicada en la localidad de Loreto a dos kilómetros de la ruta nacional N° 12 y a 50 kilómetros de la ciudad de Posadas. Esta Misión fue fundada en el año 1632 por los Padres José Cataldino y Simón Maceta, pero tomó su última ubicación en 1686. Era uno de los pueblos jesuíticos más importantes por su gran producción de lienzos y yerba mate y por haber contado con la primera imprenta de la época, en la cual se escribieron numerosos libros, muchos de ellos en el idioma guaraní. Luego de la expulsión de los jesuitas se sucedieron varios saqueos e incendios lo que produjo la migración de sus habitantes.


San Ignacio Miní

Está en pleno centro de la localidad de San Ignacio, a 60 kilómetros de la ciudad de Posadas a la que se llega por la ruta nacional N° 12. Esta Reducción Jesuítica fue fundada en el año 1610 en el Guayrá; se trasladó a Paranaimá en 1655, como consecuencia de las invasiones de los mamelucos y en mayo de 1695 fue nuevamente trasladada al actual lugar. Actualmente se mantiene en buen estado de conservación gracias a importantes trabajos de restauración que se realizaron. El trazado urbano de esta Misión es similar al de las demás reducciones jesuíticas, contando con una plaza central, la iglesia, la casa del padre jesuita, el cementerio, las viviendas, el Cabildo y la capilla. Esta distribución se puede apreciar aún hoy en los restos de gruesos muros de asperón rojo, material utilizado para su construcción. En su época de mayor apogeo esta Misión llegó a contar con más de 3.300 habitantes y su estrecha relación con el río Paraná le permitió mantener un constante intercambio con las otras reducciones. En el predio de la plaza central se ofrece un espectáculo de Luz y Sonido en donde se plantea un relato didáctico de la experiencia de vida en las misiones desde sus inicios hasta la expulsión en 1768.


Santa Ana

Estas Ruinas se encuentran ubicadas en la localidad de Santa Ana a 700 metros de la ruta nacional N° 12 y a 40 kilómetros de la ciudad de Posadas. La primera reducción de Santa Ana se fundó en 1633, en el actual territorio Ríograndense, de Brasil, para luego emigrar por la acción arrasadora de los bandeirantes. Más de 2.000 guaraníes de la primitiva reducción, junto ,con los religiosos Romero y Agustín Contreras se afincaron definitivamente en el actual emplazamiento, en 1660. A pesar del avance de la selva, se puede apreciar la plaza central, la iglesia, las viviendas, los talleres y el cementerio, utilizado Por los Primeros pobladores de la localidad de Santa Ana. También se puede advertir lo que fue la estructura productiva de esta reducción con sus aguadas, solares, huerto y sistema de riego escalonado.


Santa María la Mayor

Se llega por la ruta provincial N° 2, desde San Javier pasando por Itacaruaré o bien desde Concepción de la Sierra. Fue fundada en 1636, pero luego del ataque de las malocas paulistas, se trasladó a su actual asentamiento en 1637. Estaba en plena etapa de consolidación cuando llegó la expulsión de los jesuitas en 1768. Los muros de las residencias de los religiosos, los talleres artesanales y el colegio, están bastante bien conservados, a pesar del paso de los años y el avance de la selva. Se presume que los sacerdotes tenían intención de construir una iglesia nueva a escala mayor. La existencia de una secuencia de plazas y plazoletas es una particularidad única en relación con el modelo urbano de las demás reducciones.


hecho en Argentina
Liveargentina.com, todos los derechos reservados. info@liveargentina.com